Japón para principiantes: qué hacer y qué no hacer

Viajes julio 2, 2019

Templos y trenes de alta velocidad. Geishas y manga. Ramen y camareros robóticos. Jardines zen y cafeterías con gatos. En Japón, tradición y modernidad contrastan de una manera muy singular… ¡no es de extrañar que se haya convertido en uno de los destinos más populares del mundo! Ya quieras dejarte deslumbrar por los cerezos en flor, asistir a un combate de sumo, sorber unos fideos udon o darte un chapuzón al aire libre en un onsen (un balneario de aguas termales calientes naturales), Japón garantiza un montón de experiencias inolvidables.

La fascinación por todo lo relacionado con Japón se ha extendido por todo el mundo, por lo que cada vez más personas visitan el país, muchos de ellas para estudiar el idioma y conocer sus tradiciones. Si a ti también te atrae, ¿por qué no hacer un curso de japonés en Japón que combine el aprendizaje del idioma con una inmersión total en la cultura nipona? Eso sí, vayas el tiempo que vayas, ¡no olvides que las costumbres japonesas son muy diferentes a las de tu país! Hemos preparado una lista de consejos prácticos para que no metas la pata durante tu curso de japonés en Japón, para que puedas disfrutar del viaje al máximo.

No uses zapatos dentro de casa

Esta norma es fundamental. Si no quieres que te tachen de maleducado, quítate los zapatos (eso sí, acuérdate de ponerte calcetines buenos, sin agujeros). Los japoneses no llevan zapatos dentro de casa, y en muchos ryokan (pensiones tradicionales), templos y edificios históricos debes descalzarte en determinadas salas o habitaciones. Suele ser el caso, también, en las escuelas de idiomas. Si vas a Japón a estudiar, deja el calzado en la entrada y ponte uno de los pares de zapatillas que se proporcionan. Eso sí, quítate las zapatillas antes de pisar un tatami (el tapiz tradicional de paja) y quédate descalzo o en calcetines.

Saluda con una reverencia

El arte de las reverencias es uno que pocos extranjeros logran dominar, pero, si pones de tu parte, impresionarás a tus amigos japoneses. ¿Los consejos básicos para principiantes? Haz una reverencia cuando te presenten a alguien, al darles las gracias y responde siempre con una reverencia cuando se inclinen ante ti (excepto en tiendas y restaurantes). Básicamente, cuanto más te inclines, más respeto estás mostrando.

Haz ruido al comer

Siéntate en un banco en un puesto callejero de ramen y olvídate de tus modales occidentales. En Japón, tienes que hacer ruido al sorber, ya que el ruido que hagas será proporcional a cuánto estés disfrutando de tu bol de fideos. Tranquilo, que no serás el único; los demás comensales también estarán sorbiendo como si no hubiera mañana.

No dejes propina

En Japón, no existe esta costumbre. No dejes propina a los camareros en restaurantes, por muy bueno que sea el servicio, ya que pueden tomárselo como una ofensa. Aunque sí hay algunas ocasiones en las que agradecen una propina, como, por ejemplo, después de una visita guiada, si el recorrido ha sido muy bueno. Simplemente asegúrate de no sacar el dinero de la cartera y dárselo al guía directamente, lo cual se consideraría de mala educación; entrégale la propina dentro de un sobre.

Viste adecuadamente si vas a visitar un templo

Los pantalones cortos, las camisetas de tirantes y las faldas cortas se consideran una falta de respeto en los templos y santuarios japoneses, así que asegúrate de llevar algo apropiado o puede que no te dejen entrar. En la mayoría de ellos, además, hay una tina tradicional llena de agua, donde debes lavarte las manos usando los cucharones de madera.

Antes de nada, lávate bien

Visitar un onsen (un balneario de aguas termales cálidas) es una de las experiencias más auténticas y agradables que vivirás en Japón. Hay muchos tipos de onsen: los que están al aire libre y rodeados de naturaleza se llaman rotenburo, mientras que muchos ryokan (pensiones tradicionales) también cuentan con balnearios de aguas termales. Pero no puedes lanzarte al agua nada más llegar; es importante que te asees a conciencia, hasta quedar reluciente, antes de ponerte a remojo. Ah, y puedes dejarte el bañador en casa (no te preocupes, prácticamente todos los onsen tienen piscinas separadas para hombres y mujeres).

Intenta comunicarte en japonés

Si aprendes unas cuantas palabras en japonés, harás amigos con mucha facilidad. Puedes empezar diciendo konnichiwa (hola) o arigato (gracias), pero ¿por qué no apuntarte a un curso de japonés en Japón para entender cómo funciona el idioma? Si ya has estudiado japonés, ¡un curso te permitirá seguir mejorando! Estudiar japonés en Japón te permite empaparte de sus singulares costumbres y de su cultura en algunas de las ciudades más míticas del país: desde la deslumbrante capital, Tokio, a la preciosa ciudad de Kobe, rodeada de montañas y a orillas del mar.

Estudia japonés en Japón

Por Mary-Ann Gallagher

¿Qué opinas?