Yo sobreviví a comprar un pollo en Alemania

¿Estás preparado para vivir tu vida en otro idioma? Te has estudiado el vocabulario, palabras muy básicas, como preguntar cómo llegar a los sitios para no perderte, pedir comida para no pasar hambre y cómo ser educado (“hola”, “por favor”, “gracias” y todo eso). Puedes sobrevivir solo con esa base y mejorar a partir de ahí, ¿verdad?

Eso es lo que pensaba yo antes de irme a Alemania, pero no podía estar más equivocada…

54395966

Ten cuidado de no lastimarte la lengua

Prácticamente todo el mundo está de acuerdo en que el alemán es un idioma difícil, especialmente si tu lengua materna deriva del latín. Cada palabra nueva es una sorpresa y cada vez usas más letras para escribir lo que quieres decir. Por si no lo sabías, los alemanes pronuncian absolutamente todas las letras de cualquier palabra. Por ejemplo: Schwarzwald (la Selva Negra). Sí, lo estás viendo bien, solo dos vocales y nueve consonantes. Me parece que estoy en “La ruleta de la suerte” y quiero gritar: “¡Compro vocal!”.

A pesar de todo eso, durante los primeros días, tenía mucha confianza en mí misma en Alemania y empecé a desarrollar una rutina: iba a clase, salía a tomar una cerveza con mis compañeros (por supuesto, aprendí muy rápido a pedir Weizenbier) e iba a hacer la compra. Ahí fue donde sucedió el desastre.

Me apetecía comer pollo, así que fui al supermercado y le pedí a la amable Fleischereifachverkäuferin (suena muy agresivo, pero es simplemente la carnicera) que me diera una Hähnchenbrust (pechuga de pollo). Me giré para recolocar mi cesta de la compra y, cuando volví a mirarla, estaba metiendo un pollo entero en una bolsa. No estaba para nada preparada para esa situación. Empecé a escanear mi cerebro buscando la forma de decir: “No, eso no es lo que quiero. Lo siento”. En vez de farfullar o recurrir al inglés, decidí ser educada y decir Danke.

 

Esta cocina es demasiado pequeña para los dos, pollo

Me fui del supermercado sufriendo un pequeño ataque de pánico, pero no quería que nadie se diera cuenta de que me había equivocado por no poder pronunciar el escaso alemán que sabía. Así que me fui a casa e hice lo que todo el mundo haría en esta situación: llamé a mi madre. Se rio de mí durante diez minutos y luego me explicó cómo preparar sopa de pollo. En realidad era muy buen consejo, pero no tenía los utensilios para cocinarlo: ni ollas ni horno.

54395798

Ese pollo tuvo un final muy triste. Tuve que cortar la carne de las pechugas con un cuchillo diminuto y retorcer los zancos hasta que pude arrancarlos. El resto terminó en la basura.

Adiós pollo, lo siento mucho.

 

No te estreses y usa solo tres palabras en alemán

Después de esta pequeña aventura, empecé a familliarizarme con el alemán y aprendí ciertas palabras que podrían salvarme en cualquier conversación que mantuviera durante el resto de mi estancia. Para tu información, estas son las palabras que vas a necesitar seguro cuando vayas a Alemania:

  • Ach so – Cuando entiendes algo que no te quedaba claro antes (o: “ah, vale”).
  • Genau – La puedes utilizar en cualquier situación para expresar que estás de acuerdo, incluso si no tienes ni idea de lo que acaban de decir. Posible traducción: “Exactamente”.
  • Alles Klar – Es una expresión que comprueba y confirma que todo va bien. Puede traducirse como: “(¿)Todo bien(?)”.

Esto quiere decir que podrías contestar algo así a cualquier cosa: “Ahhhh, genau… achso! Alles klar. Ne, habe ich nicht verstanden».

Vale, bromas aparte, vas a necesitar más palabras y las puedes aprender aquí.

Por Xisela Maneiro

¿Qué opinas?