ESL Travel Blogger – David se despide de Berlín

¡Hace ya más de una semana que he vuelto de Berlín! Aún tengo presentes los graffiti de que hay por toda la ciudad, los enormes parques, el famoso timbre de los S-Bahn o el olor a currywurst… es como si aún estuviera en Berlín, aunque esté muy lejos. Fue una experiencia muy intensa. Todo pasó tan rápido que se me hace rara la tranquilidad de Suiza, pero sé que acabaré acostumbrándome. Me han hecho muchas preguntas sobre mi «aventura», a las que respondo de manera muy personal en este post.

 

¿Cómo describirías Berlín?

Berlín es una ciudad única en Alemania (¡y en Europa!). Debido a su cultura rica y alternativa, describiría Berlín como una urbe multicultural y artística. También se nota que tiene un pasado doloroso; basta con pasear por las calles de la ciudad para percibir su pasado y ver que se ha construido sobre él. La historia de la ciudad podría haber dividido la mentalidad de sus habitantes para siempre, pero no ocurrió.

via GIPHY

Hoy en día, Berlín es un destino que ofrece un punto de vista diferente al de otras capitales más clásicas y glamurosas, como París o Roma. Berlín es el antihéroe de las grandes ciudades europeas, y no está hecha para todo el mundo. Personalmente, me encantó su lado más atípico: la mezcla de culturas, gente y arte que encuentras por las calles. Me da la impresión de que Berlín es una ciudad que ha ido creciendo y evolucionando libremente, con el mimo de sus nuevas generaciones… quienes se centran sobre todo en el presente.

 

¿Conociste gente?

¡Una de las razones por las que me encanta viajar y estudiar idiomas en el extranjero es porque se descubren otros estilo de vida y se conoce a mucha gente! Como artista, me encanta escuchar las historias de la gente que conozco por todo el mundo. Es divertido convivir con personas de otras culturas. Algunos de mis compañeros de clase, por ejemplo, tenían 17 años, seguían en el instituto y querían perfeccionar el idioma para sus exámenes; otros, tenían más de 33 años y solo querían hacer algo diferente entre un trabajo y otro o mejorar su vocabulario.

Otra cosa que me gustó fue el hecho de que todos teníamos algo en común: elegimos ir a Berlín, aunque viniésemos de sitios diferentes. ¡Es como si todos estuviéramos buscando algo único y personal en esta ciudad!

via GIPHY

Después de cenar o tocar la guitarra con mi familia anfitriona, a menudo me contaban historias sobre Turquía y Alemania. Ellos eran de Turquía, esa tierra entre Europa y Asia, y aprendí mucho sobre su comunidad (la mayor comunidad extranjera en Alemania). Me dieron la oportunidad de descubrir la cultura alemana desde un punto de vista muy auténtico que también es parte de la realidad actual del país.

 

¿Qué has aprendido?

Sinceramente, esta experiencia ha sido totalmente nueva para mí. Soy artista audiovisual, por lo que hacer de bloguero de viajes fue como aprender una nueva profesión. Los proyectos en los que suelo trabajar requieren de mucho tiempo y trabajo, pero durante mi estancia en Berlín aprendía a ser más «inmediato» y «espontáneo» y compartir mi experiencia en las redes sociales a diario. Fue todo un reto, porque intenté expresarme de manera original y creativa, no como un turista más. Quería que la gente viese Berlín desde mi perspectiva.

Como en cualquier viaje, me conocí mejor a mí mismo. Ir a sitios como un aventurero y compartir lo que había vivido a través de las redes sociales cuando mi conexión a internet era aceptablemente buena hizo que me sintiera como un reportero. También creo que es mucho mejor viajar con un propósito, ya que tiendes a ser más dinámico. Al final, no fue tan diferente a mis proyectos artísticos: conoces gente, el tiempo vuela, te parece que todo va a salir mal, pero, al final, logras tu objetivo.

via GIPHY

Hace ya unos cuantos días que volví de Berlín, estoy escribiendo esto a altas horas de la madrugada desde mi escritorio en Suiza, lejos del U-Bahn amarillo de Berlín y pensando en mi estancia en la ciudad. Me doy cuenta de que lo que buscaba de esta experiencia es algo que no se puede comprar con dinero, que es difícil de describir y que siempre me motiva: los sentimientos.

Quiero dar las gracias a quienes me siguieron, a quienes me ayudaron durante mi viaje y a quienes contribuyeron a hacer la aventura inolvidable. Espero poder volver a viajar y escribir pronto. ¿Quién sabe?

 

Por cierto, he preparado un vídeo que resume mi tiempo en Berlín… ¡no te lo pierdas!

 

¡Sigue las aventuras de todos nuestros ESL Travel Blogggers en Facebook e Instagram!