Por qué deberías pensártelo dos veces antes de cancelar tu curso en el extranjero

Aprender idiomas abril 14, 2020

No sabemos tú, pero con esto del confinamiento, estamos empezando a olvidar cómo comportarnos como personas normales. ¿De verdad usábamos pantalones vaqueros antes? ¿Hubo un tiempo en el que no comíamos constantemente? ¿Han tenido siempre nuestros compañeros de trabajo o profesores esa papada que se les ve por videollamada?

Bromas aparte, es totalmente normal estar desorientado y confundido, dadas las circunstancias. Es la primera vez que nos tenemos que enfrentar a problemas como los que ha traído consigo la crisis de la COVID-19, así que es natural que estemos aprendiendo a sobrellevarlo sobre la marcha. Sin embargo, la sensación general de incertidumbre suele provocar que olvidemos algo fundamental: esta etapa tan extraña pasará. Pronto, podremos abrazar a nuestros seres queridos de nuevo, saludarnos por la calle, bailar en las discotecas y volveremos a viajar… ¡y tanto que sí!

No debemos olvidar que, cuando todo esto termine, nos espera un futuro lleno de buenos momentos. Hay que recordarlo, sobre todo, a la hora de tomar decisiones relacionadas con los planes ya hechos… ¿los cancelo o los pospongo? Si has reservado un curso de idiomas en el extranjero, probablemente tengas esa duda

A la hora de decidir qué hacer con tu reserva, intenta pensar en el motivo por el que optaste por estudiar en el extranjero. Evidentemente, hay una razón (o varias) por las que reservaste tu curso de idiomas en el extranjero. Tal vez lo hicieras para poder añadir un nuevo idioma al apartado de conocimientos lingüísticos de tu CV; a lo mejor sentiste que tenías que salir de tu zona de confort y empezar a vivir de otro modo; puede que necesitaras cambiar de aires y dejar temporalmente los estudios o el trabajo; o tal vez solo buscabas una excusa para viajar y descubrir un país y una cultura nuevos. ¿Han cambiado tus motivaciones? ¿O son objetivos que tendrías todavía, si la situación fuera normal? Lo más probable es que sigas queriendo lo mismo una vez acabe todo esto —puede que incluso tengas más ganas que nunca—, así que, ¿por qué privar de ello a tu «yo futuro»?

Además, ¿por qué ibas a querer renunciar a esa emoción de tener por delante un viaje al extranjero? Saber que te espera algo bueno en el horizonte te servirá para recordar que las circunstancias actuales son temporales y, además, te dará algo que organizar.

Otro punto a tener en cuenta si estás pensando en cancelar tu viaje es la situación del sector que ofrece el servicio. A estas alturas, ya sabes que ese señor tan amable al que le compras el periódico en el quiosco está pasando una mala racha. Puede que tu restaurante preferido no vuelva a abrir. El gimnasio local va a tener unos meses difíciles. La señora que limpia en tu oficina está sin trabajo y es muy probable que vaya a estar un tiempo sin cobrar. Te has propuesto apoyar a estas tiendas y emprendedores todo lo que puedas cuando superemos esto… y es precisamente lo que debemos hacer todos. Tenemos que recordar constantemente que esto SÍ va a terminar y que nos espera un futuro genial, siempre y cuando pensemos en las consecuencias que tendrán las decisiones que tomemos ahora, tanto a nivel individual como colectivo.

La crisis de la COVID-19 está azotando con fuerza el sector de los cursos de idiomas en el extranjero, tanto desde el punto de vista financiero como moral. Esta situación también es nueva para estas empresas, que están intentando adaptarse como pueden y ofrecer las mejores soluciones a los clientes, a la vez que luchan por mantener a flote su negocio. No olvides que estas empresas las forman empleados; personas como tú que también lo están pasando mal y que se adaptan cada día a las recomendaciones y restricciones establecidas por el Gobierno, aunque corran el riesgo de perder su empleo. Entendemos lo frustrante que te puede resultar la situación, pero, por favor, ten en cuenta que la situación es nueva para todos y lo estamos haciendo lo mejor que podemos.

Dicho esto, mientras vemos a nuestro alrededor y en las noticias cómo está reaccionando la gente a este imprevisto, está claro que los sentimientos que prevalecen son la esperanza y la solidaridad. De hecho, va más allá; hay una conciencia cada vez mayor de que esto solo lo podemos superar juntos. En ESL, estamos convencidos de que así será. Volveremos a ofrecer experiencias lingüísticas en el extranjero únicas y sabemos que será gracias a la confianza y al buen criterio de nuestros clientes, además de al esfuerzo de nuestro equipo.

Queremos estar aquí cuando nos vuelvas a necesitar. Queremos volver a ofrecer experiencias inolvidables. Queremos ayudar a crear una sociedad con una mentalidad global, para que estemos todavía más unidos la próxima vez que nos enfrentemos a una crisis mundial.  Para ello, necesitamos que confíes en nosotros: no anules tu curso… posponlo, ¡porque vamos a volver!

Por Julia Hoyas

¿Qué opinas?