Cómo organizar tu año en el extranjero

Carrera agosto 7, 2018

Puede que lleves toda tu vida soñando con pasar un año en el extranjero… o tal vez tu situación personal acabe de cambiar drásticamente y por fin tengas tiempo para dar el paso. Sea cual sea el motivo por el que hayas decidido emprender esta aventura, te vamos a enseñar cómo organizar tu año en el extranjero, paso por paso.

 

1. Piensa cuándo quieres irte

El término “gap year” surgió en el Reino Unido para describir la pausa que se toman los estudiantes antes de empezar la universidad. Sin embargo, hoy en día, uno puede tomarse un “gap year” en cualquier momento de su vida; puedes tomártelo antes de cursar un máster, optar por hacer un año sabático durante la carrera profesional o incluso pasar un tiempo meses en el extranjero estando ya jubilado. ¡El único requisito es tener ganas de viajar! Si un año te parece demasiado, puedes ir menos tiempo, como tres o seis meses… ¡o incluso irte dos años, si dispones de tiempo suficiente!

 

2. Decide qué vas a hacer durante tu “gap year”

Lo bueno de organizar un año en el extranjero es que puedes hacerlo a tu medida. Eso sí, si necesitas un poco de inspiración, hay muchos programas organizados. Por ejemplo, puedes realizar un curso de idiomas para sumergirte al 100 % en la cultura de tu destino, hacer un voluntariado o avanzar profesionalmente a través de unas prácticas. Incluso puedes dedicarte por completo a tu hobby o combinar el aprendizaje del idioma con actividades como surf, yoga, cocina o un curso de cine. Una ventaja de apuntarse a un curso, programa de voluntariado o programa de prácticas es que los coordinadores te ayudan a lo largo de todo el proceso, incluso a la hora solicitar un visado o buscar alojamiento.

 

3. Busca trucos ingeniosos para ahorrar

Cuando estés sentado en tu escritorio o en clase, pensando cómo organizar tu año en el extranjero, probablemente te preguntes cuánto dinero vas a necesitar. Aparte de tener que ahorrar durante meses antes del viaje (y cambiar la cuota del gimnasio por ejercicio al aire libre, dejar de comer en bares y restaurantes, vender todos esos trastos que ya no necesitas, etc.), siempre hay pequeños trucos para que el dinero dure más y puedas, así, prolongar tu estancia.

Busca un trabajo a media jornada que puedas combinar con tus viajes o tus estudios en el extranjero. Así, podrás cubrir parte de tus gastos y tendrás la oportunidad de conocer gente del lugar. Si se te dan bien los niños, puedes hacerte au pair –una opción que casi siempre incluye alojamiento– o enseñar tu idioma en el extranjero, a través de programas como el JET de Japón o los programas para auxiliares de conversación en Francia o Estados Unidos.

 

4. Elige un destino

Hay muchas maneras de elegir el destino al que ir de año sabático: puedes cerrar los ojos y señalar un punto en un mapa o, por el contrario, crear una tabla de Excel con todos los pros y contras de cada destino. Independientemente del método que sigas, te lo vas a pasar en grande, vayas donde vayas. Un consejo: si no tienes del todo claro adónde ir, opta por un destino en el que haya muchos estudiantes, ya que será más fácil conocer gente. Australia, Canadá y Sudáfrica son muy populares entre estudiantes, además de destinos fantásticos para practicar inglés. Si buscas algo aún más exótico, Tokio y Seúl son alternativas muy interesantes.

 

5. Piensa en cómo esta experiencia te va a cambiar la vida

Cuando estés haciendo todos los trámites para irte, tal vez te preguntes si vale realmente la pena tanto trabajo; por eso es fundamental no perder la perspectiva. Pasar un año en el extranjero te permitirá descubrir nuevos horizontes, conocer gente de todo tipo, hacer amistades para toda la vida, sacarte un diploma o certificado oficial, adquirir nuevas aptitudes que te ayudarán a encontrar un trabajo o a acceder a la universidad… todo esto, sin mencionar que te lo vas a pasar en grande. Invertir en uno mismo es una de las mejores decisiones que se pueden tomar en la vida. Además, si no lo haces ahora, ¿cuándo?

Organiza ya tu año en el extranjero

Por Leah Ganse

¿Qué opinas?