Deutsche Sprache, schwere Sprache… ¿es el alemán un idioma “duro” de aprender?

“Deutsche Sprache, Schwere Sprache” (“Lengua alemana, lengua difícil”) es una frase que muchos hablantes de alemán usan para reconocer los retos y la idiosincrasia de la lengua materna más hablada de la Unión Europea ¿Pero es realmente el alemán más difícil de aprender que otros idiomas?

Al igual que todas las lenguas, hay algunas cosas del alemán que son “más fáciles” y otras que son “más difíciles”. Tu experiencia de aprendizaje de un idioma, dependerá de tus propios antecedentes lingüísticos. Si sabes un poco de latín, por ejemplo, o hablas una lengua eslava ¡los cuatro casos gramaticales del alemán no te parecerán tan difíciles! Entonces empecemos con las quejas más comunes que tienen los estudiantes de alemán:

Schwere Sprache…

mark-twainMark Twain – no era un fanático

Mark Twain relató sus problemas para aprender alemán, en un artículo irónico llamado “El terrible idioma alemán” (The Awful German Language). “Seguramente no hay otro idioma”, dice él, “que sea tan tosco e ilógico, tan resbaladizo y elusivo para entender” ¿Pero Twain estaba siendo justo?

Géneros

Se trata de algo extraño para los hablantes nativos de inglés. El alemán tiene tres géneros gramaticales: masculino, femenino y neutro. Todos los sustantivos tienen un género, que son das Messer (el cuchillo), die Gabel (el tenedor) y der Löffel (la cuchara).

El problema es que estos géneros gramaticales no equivalen al género “normal”, como podría creerse, así que “la niña pequeña” es das Mädchen (neutro), mientras un pico para cavar (die Spitzhacke) es femenino. Cuando se aprende un sustantivo en alemán, es necesario aprender el género que lo acompaña. Viendo el lado positivo, hay muchas pistas sobre el género en la terminación de las palabras: las palabras que terminan en –ich o –ling normalmente son masculinas, por ejemplo.

Casos y declinaciones

El alemán tiene cuatro casos gramaticales: el nominativo, el acusativo, el dativo y el genitivo. El rol de una palabra en una oración determina el caso, que a su vez determinará el artículo que debe usarse. Por lo tanto das Madchen se convierte en dem Madchen (dativo) si le estás dando algo a la pequeña niña, porque ella es la que recibe el objeto de la oración, lo cual tendría un artículo acusativo. “Una niña bonita” sería ein hübsches Mädchen.

Twain habla sobre un estudiante estadounidense conocido suyo ¡quien “prefirió rechazar dos copas que conjugar un adjetivo alemán”! Si no estás familiarizado con los casos, necesitarás mucha práctica para dominarlos. Pero cualquiera que haya estudiado ruso (seis casos), latín (siete) o cualquiera de las lenguas eslavas, estará más que familiarizado con ellos. Hace mucho tiempo, el inglés también usaba estos casos, pero desaparecieron en la Edad Media, cuando una gran cantidad del francés fue asimilado en el idioma.

Orden de las palabras

¡A los alemanes les gusta hacernos esperar! El segundo verbo en una oración es empujado hasta el final de esa oración. Incluso, algunas conjunciones (comúnmente weil – “porque”) también empujan a los verbos al final de la oración. Por lo tanto, una oración como “Quiero ir al baño porque estoy a punto de estallar” se convierte en “¡Quiero al baño ir porque a punto de estallar estoy!” Los verbos también tienen el hábito de apilarse al final de la oración, especialmente cuando se habla en el tiempo pasado. Pero una vez te acostumbres al ritmo del alemán, el orden de las palabras te sonará perfectamente natural.

Los plurales en alemán

¡Este es un dolor de cabeza y no hay forma de evitarlo! Hay cinco maneras diferentes de plural en alemán, mientras que en inglés normalmente añades una “s” para hacer un plural. Pero también recordemos, que no siempre es tan fácil en inglés: children, men y sheep son algunos de los muchos ejemplos de sustantivos en inglés con plurales excepcionales.

Nicht so schwer!

ViennaCatedral de San Esteban, Viena

¿Suena muy difícil hasta ahora? ¡No temas! Porque hay muchos aspectos del idioma alemán, que hacen que sea un placer aprenderlo.

La ortografía y la pronunciación son evidentes

A diferencia de otros idiomas como el inglés y el francés, en alemán se pronuncia lo que se ve. Esto hace que sea muy fácil entender la pronunciación y la ortografía. Además, el alemán pronuncia todas las sílabas, lo cual hace que sea fácil entender la televisión alemana, las letras de las canciones y las conversaciones.

Suena familiar…

Si hablas inglés, neerlandés, sueco, danés, noruego o algún otro idioma germánico, te sonarán conocidas una gran cantidad de cosas del alemán ¿Sabías que 97 de las 100 palabras más usadas en inglés tienen raíces germánicas?

Los tiempos verbales son muy fáciles

En alemán, es perfectamente normal usar el tiempo presente para hablar del futuro. “Yo voy al cine mañana” es una oración gramaticalmente correcta. En gran parte de Alemania y en cualquier parte del sur del Weißwurstäquator (incluyendo Austria y Suiza), cuando los hablantes se refieren al pasado, no se molestan en utilizar el pretérito para el 99% de los verbos y solo usan el pretérito perfecto (“He estado ocupado”), que es muy fácil de aprender ¡Comparado con la gran variedad de tiempos verbales en inglés o español!

Hay mucha lógica involucrada

Todos los sustantivos se escriben en mayúscula; algo que hasta Mark Twain reconoció como una buena idea. Pero hay muchas más cosas que son muy lógicas en la lengua alemana. Por ejemplo, una vez entiendes los prefijos verbales es muy sencillo adivinar el significado de un verbo. About.com tiene algunas páginas web muy útiles sobre los prefijos verbales en alemán. Tan pronto hayas dominado los géneros y los casos, disfrutarás la lógica del idioma. Algunos especulan que el viejo (y algo injusto) estereotipo de los alemanes sin sentido del humor, viene de la exactitud y precisión del idioma alemán. Lo cual no desalienta los juegos de palabras, que son tan populares en el humor inglés.

Diviértete inventado palabras

El alemán es famoso por sus combinaciones, lo cual significa que puedes pegar dos o más palabras para hacer una nueva. La palabra alemana más larga, registrada en el libro Guinness de Récords, fue de 79 letras ¿No encuentras la palabra que estás buscando? ¡Invéntala!

Entonces, ¿es el alemán un idioma difícil de aprender?

Hay algunos elementos del alemán que son más fáciles de aprender y otros que son más difíciles. Sin embargo, los aspectos que personalmente encuentres “fáciles” o “difíciles” dependen principalmente de tus propias experiencias de aprendizaje lingüístico. Una cosa es segura: te divertirás mucho más y harás progresos más rápidos, si aprendes alemán en inmersión total con uno de nuestros reconocidos programas. Conoce nuestros cursos de alemán en Alemania, Austria y Suiza. Viel Spaß!

Print Friendly