¿En qué ha cambiado la enseñanza de idiomas?

Aprender idiomas December 18, 2014

Si no has pisado una clase de idiomas en los últimos quince años, tal vez te sorprenda lo mucho que ha cambiado la experiencia. Aparte del nuevo color de las pizarras, que ahora son blancas (y digitales), y de las herramientas digitales que ya están presentes en casi todas las escuelas, han evolucionado algunos de los aspectos más básicos de la docencia de idiomas.

La memorización en la enseñanza de idiomas tradicional

Durante años, los profesores de idiomas se las han apañado para convertir temas interesantes en auténticos suplicios. La docencia de idiomas de la mayor parte del siglo XX tuvo una fuerte influencia del método “gramática-traducción” del siglo XIX, que consistía en identificar un nueva palabra o estructura gramatical, traducirla hacia la lengua materna y memorizarla.

La enseñanza seguía un programa de estudios estático de lo que los educadores consideraban importante, independientemente de que fuera relevante a las necesidades del alumnado o no. Esto llevó a muchas personas a creer que se les daban mal los idiomas.

Los métodos se fueron adaptando progresivamente para ser más situacionales, por lo que la gramática y el vocabulario pasaron a impartirse en contextos más realistas. No obstante, sigue haciéndose especial hincapié en la lectura, la repetición y la memorización.

El desarrollo del método comunicativo en las últimas décadas del siglo XX marcó un cambio sustancial en la forma de enseñar idiomas. La idea de las “competencias comunicativas” –es decir, ser capaz de comunicarse correctamente– sustituyó a la corrección gramatical como el principal objetivo de la enseñanza de idiomas.

El método comunicativo

Este nuevo enfoque se inspiró en cómo adquirimos nuestra lengua materna, y no en cómo aprendemos la tabla de multiplicar. El resultado fue un ambiente mucho más distendido en el aula y ejercicios adaptados a las necesidades de los estudiantes. Por supuesto, en la práctica, este nuevo enfoque tardó en calar, ya que muchos de los profesores solamente habían conocido los métodos tradicionales y no podían (o no querían) adaptarse a los cambios.

Según Dave Briggs, encargado de formación docente de British Study Centres, “el método comunicativo facilita la comunicación oral en el aula, lo cual hace aumentar la confianza y la memorización”. Los estudiantes están más motivados; y la motivación es imprescindible para aprender.

Muchos ejercicios que se centran en la comunicación recurren a menudo a los “ejercicios por parejas”: solemos comunicarnos para pedir información que nos falta, por lo que se crean situaciones en la que los estudiantes disponen de información diferente y tienen que dialogar para averiguar qué sabe su compañero.

El método comunicativo también ha ido evolucionando con los años, y Dave habla de “un enfoque más léxico” en la actualidad, con un mayor protagonismo de las colocaciones (unidades lingüísticas que se utilizan habitualmente). Según los estudios, las colocaciones son más fáciles de recordar que palabras o normas gramaticales aisladas.

La enseñanza de idiomas hoy en día

Los principios introducidos por el método comunicativo siguen dominando el sector de la docencia de idiomas a día de hoy. Por ejemplo, se tratan de satisfacer las necesidades de cada grupo de estudiantes, en lugar de limitarse a seguir a un programa estricto basado en las reglas gramaticales; también continúan siendo muy populares los ejercicios de lagunas de información.

A pesar de que lo más importante para un aprendizaje eficaz sea un buen profesor, la tecnología resulta muy útil en el aula. Los profesores tienen a su alcance una amplia variedad de herramientas y ejercicios.

Dave, de British Study Centres, considera que el smartphone es una herramienta con muchas posibilidades en el ámbito educativo, ya que la generación actual de estudiantes son usuarios habituales de estos dispositivos. Aplicaciones como Memrise y Anki convierten la aburrida memorización en un juego y pueden ser una actividad complementaria perfecta para programas más tradicionales.

Cambios tan significativos como los que introduce el método comunicativo tardan tiempo en calar en el aula, sobre todo entre profesores de inglés.

Encuentra más información sobre nuestros programas de formación docente aquí.

Estudiar en inmersión: la opción más eficaz

El método comunicativo da importancia a la relevancia y lo lúdico. En ESL, creemos que la manera más eficaz de aprender un idioma es a través de una enseñanza de calidad en inmersión. Esto significa que el alumno podrá poner en práctica las capacidades adquiridas en el aula, mientras explora el destino que haya elegido.

Por lo tanto, si tuviste la mala suerte de tener un profesor de idiomas poco motivado cuando eras estudiante, tal vez sea hora de darle otra oportunidad a los idiomas. ¡Seguro que se te da mucho mejor de lo que imaginas!

¿Has ido a algún curso de idiomas en el que siguiesen un método moderno y comunicativo? ¿Qué tal fue la experiencia?*

By Océane Tache

What do you think?