El tren, la manera más sostenible de viajar por Europa

Viajes noviembre 17, 2020

Solo tenemos un planeta. ¿Qué podemos hacer para conservarlo para las generaciones futuras? Uno de los cambios de hábitos más significativos que podemos hacer es elegir formas sostenibles de viajar, pero ser más respetuoso con el medio ambiente no significa que tengas que renunciar a explorar nuevos rincones del mundo. Utilizar el tren tendrá un impacto drásticamente menor sobre tu huella de carbono que viajar en avión o en coche. Si vives, trabajas o estudias en Europa, estás de enhorabuena, ya que algunos de los lugares más bonitos y de las ciudades más emblemáticas del continente están a solo unas horas en tren entre sí. No te pierdas estas 5 razones por las que deberías elegir la manera más sostenible de viajar por Europa: el tren.

Trenes de alta velocidad

Las redes ferroviarias de alta velocidad europeas están entre las mejores del mundo. De hecho, el trayecto entre muchas de las principales ciudades europeas es más rápido en tren que en avión. Desde Londres, por ejemplo, con el Eurostar puedes estar en París o en Bruselas (entre otras ciudades) en menos de tres horas. Desde París, puedes viajar muy lejos en los elegantes TGV: repón tus reservas de vitamina D plantándote en Provenza en menos de dos horas,  practica español en Barcelona en cuestión de seis horas o saborea el chocolate suizo en Ginebra en menos de tres. Disfruta de unas tapas en Madrid, súbete al AVE y, en menos de dos horas y media puedes estar bailando flamenco en Sevilla. Otras redes de alta velocidad europeas son Thalys, ICE o la maravillosa Frecciarossa italiana. ¿Qué mejor manera de viajar por Europa?

Paisajes impresionantes

¡Pero impresionantes de verdad! El trayecto que hace el Bernina Express, por ejemplo, que cruza los Alpes suizos, es tan espectacular que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. El Rauma Line noruego recorre el río Rauma, atravesando fiordos, montañas y praderas, mientras que el recorrido empinadísimo que hace el Flåm Railway se considera uno de los trayectos ferroviarios más bonitos del mundo. Si lo tuyo son los castillos de cuento de hadas, no te pierdas el trayecto a lo largo de la orilla izquierda del Rin, desde el que podrás ver viñedos y castillos de ensueño en la cima de acantilados. También puedes coger el tren que circula entre las aldeas color pastel de las Cinque Terre italianas, o el Train Jaune, que serpentea por lo alto del Pirineo francés. ¡Las opciones son infinitas! Elige el tren —la manera más sostenible de viajar— y descubre algunos de los rincones más bonitos de Europa, lejos de los destinos típicos.

Grandes descuentos para estudiantes y jóvenes

Si estás estudiando un idioma en el extranjero, muchas empresas ferroviarias ofrecen tarifas especiales para menores de 25 años. Además, no tienes que ser estudiante a tiempo completo para disfrutar de esos descuentos, con los que te puedes ahorrar hasta un tercio del precio del billete estándar. Si tienes intención de viajar mucho por Europa, tal vez te interese el Eurail Youth Pass, que ofrece viajes en tren con descuento para menores de 27 años en hasta 33 países. La mayoría de los países también tienen sus propios planes para jóvenes y estudiantes, pero solo para viajar dentro del territorio nacional. Investiga un poco sobre la opción que mejor se ajuste a tus planes, ya que el ahorro puede ser considerable.

Conoce gente local y practica el idioma

Ya estés estudiando inglés en Londres o alemán en Berlín, viajar en tren es una manera fantástica de conocer gente local y poner en práctica tus habilidades lingüísticas. Recuerda que los trenes los usa sobre todo la gente local y que suele ser fácil empezar una conversación con la persona que tengas sentada al lado o enfrente. No es tan fácil como en los tiempos en los que no teníamos smartphone, pero a mucha gente le gusta charlar con alguien durante el trayecto, sobre todo si esa persona está aprendiendo el idioma local. Pruébalo… ¡seguro que haces nuevos amigos!

Trenes nocturnos: la manera más clásica de viajar

Los trenes nocturnos tienen algo muy romántico (y digno de una novela de Agatha Christie) y, ahora que somos más conscientes de los efectos del cambio climático, están viviendo un resurgir. En el Reino Unido, el tren nocturno Londres-Penzance ofrece un trayecto comodísimo hasta la preciosa Cornualles.Si quieres ver dónde vive Papá Noel, coge el tren nocturno de Helsinki a Rovaniemi, su pueblo natal. Los más entusiastas de este medio de transporte deberían hacer el viaje de Niza a Moscú; con una duración total de dos días, es el trayecto en tren nocturno más largo de Europa.

¡Esperamos haberte inspirado a explorar Europa en tren! Cada vez que usas el transporte público, estás poniendo tu granito de arena para salvar el planeta y reduciendo tu huella de carbono. ¡Además, podrás disfrutar de vistas y paisajes únicos! Como ves, sí se puede viajar por el mundo y cuidar del planeta.

Viaja y estudia en el extranjero

Por Mary-Ann Gallagher

¿Qué opinas?