Turismo sostenible: consejos para un viaje responsable

Viajes junio 27, 2019

Igual que cada vez somos más los que recorremos miles de kilómetros en avión o en coche en busca de un clima más cálido, nuevos sabores o para explorar otras culturas, muchos empezamos a ser conscientes del impacto que nuestras acciones tienen sobre el planeta. Practicar un turismo sostenible significa encontrar una manera de reducir los efectos negativos del turismo sobre el medio ambiente y la cultura local a largo plazo. Si alguna vez te has preguntado cómo puedes reducir tu huella de carbono mientras recorres el mundo o cómo puedes contribuir al desarrollo de la economía local para mantener viva la cultura del destino en cuestión, sigue leyendo.

Aquí van nuestros consejos para todos aquellos que quieran viajar de manera más sostenible. Con que sigas solo unos cuantos, ¡ya estarás aportando tu granito de arena mientras disfrutas de tus vacaciones!

Nuestros consejos para un turismo sostenible

1. Apaga la luz

Apaga las luces y los aparatos eléctricos antes de ir de vacaciones, ¡incluidos la nevera y el congelador, si puede ser! Si los desenchufas, aún mejor, ya que así reducirás el consumo energéntico a cero.

2. Consume productos locales

Decántate por restaurantes locales y tiendas de productos autóctonos, en lugar de grandes cadenas o franquicias que podrías encontrar en tu país. Comer y comprar como la gente del lugar te ayudará a conocer mejor la cultura del destino que estás visitando y, además, los alimentos que consumas serán de allí, por lo que estarás apoyando el comercio local y a las personas que viven de él.

3. Lleva poco equipaje

Vestir de manera minimalista te ayudará a viajar con lo justo, sin renunciar a tu estilo. Cuanto más peso carguen los aviones, trenes y coches, más combustible consumirán, y, por lo tanto, más gases de efecto invernadero emitirán; así, viajar ligero es uno de los mandamientos de los que practican un turismo sostenible. Al hacer la maleta, pregúntate qué necesitas realmente y lleva prendas que se puedan combinar de maneras diferentes, para así crear varios conjuntos sin tener que llevar más ropa.

4. Elimina el plástico

Ya sabemos lo malo que es el plástico para el medio ambiente, pero evitarlo no siempre es fácil. Practica el turismo ecológico utilizando envases reutilizables, en lugar de comprar los de uno solo uso. Si puedes, usa pastillas de jabón o champú sólido, que son fáciles de guardar y no generan residuos plásticos.

5. Usa el transporte público

Siempre que puedas, utiliza el transporte público o, aún mejor, ¡muévete a pie o en bicicleta! Puede ser un poco difícil moverse por una ciudad nueva sin recurrir al taxi, pero no dudes en pedir indicaciones a la gente por la calle… ¡puede que hasta hagas algún amigo! Pasear en bici o a pie es una forma fantástica de explorar lugares nuevos, a la vez que reduces tu huella de carbono.

6. Llévate una botella reutilizable

En lugar de comprar una botella de agua cada vez que tengas sed, cómprate una botella reutilizable sin BPA y rellénala de agua fresca siempre que quieras. Las botellas libres de BPA se elaboran sin el químico bisfenol A, que puede causar problemas de salud. Protege el medio ambiente y cuida tu salud llevando tu botella reutilizable siempre encima… ¡y no solo cuando estés de vacaciones!

7. Prioriza los vuelos directos

Hacer turismo sostenible internacional puede ser difícil, ya que los aviones consumen mucho combustible para llevarnos de un punto a otro, pero un truco sencillo para reducir las emisiones de carbono es coger vuelos directos siempre que sea posible. Por suerte, cuanto más popular se hace un destino, más vuelos directos se ofrecen. Además, vale la pena gastar un poco más para evitar esas escalas tan agotadoras, ¿no crees?

8. Elige bien el alojamiento

Muchos hoteles y hostales tienen sus propias políticas de sostenibilidad, así que puedes investigar un poco antes de viajar. Si quieres apoyar la economía local, alojarte en una pensión pequeña es otra opción muy interesante para aportar tu granito de arena y conocer a gente del país. Practicar un turismo responsable también es pedir que te laven las toallas solo cuando haga falta, en lugar de reemplazarlas a diario. Lo mismo con las sábanas; ¿si no las cambias a diario en casa, por qué hacerlo cuando estás de vacaciones?

9. Respeta la fauna silvestre

Por muy divertido que pueda sonar hacerse un selfie con un tigre, desconfía de cualquier tour o actividad que involucre animales. ¿En qué condiciones viven esos animales? ¿Qué comen? ¿Cómo los tratan? En la mayoría de los casos, preferirías no saber la respuesta a esas preguntas. Deja el entorno tal y como lo encontraste; es decir, no dejes basura ni alimentes ni toques a los animales. No cojas flores ni plantas, y resiste a la tentación de llevarte piedras u otros elementos naturales de recuerdo. Una de las claves del turismo ecológico es ser consciente del impacto de nuestras acciones sobre el entorno.

10. Aprende el idioma

Cada pequeño gesto cuenta, y los lugareños valoran que seas capaz de interactuar con ellos sin recurrir a Google Translate. La interacción con otras personas es fundamental para conocer una cultura, ¡así que no dejes pasar la oportunidad de hacerlo! Diviértete mientras aprendes un idioma y descubres a fondo nuevos rincones del mundo, a la vez que practicas un turismo sostenible. Si quieres ir un paso más allá, haz un voluntariado en un programa de asistencia social o animal en el extranjero, para así integrarte mejor en la comunidad local y dejar una huella positiva.

Practica un turismo sostenible

Por Emily Lawrenson

¿Qué opinas?