Cinco consejos para ahorrar para viajar

Viajes septiembre 11, 2018

Si eres de los que piensan que el dinero es lo único que te impide dejarlo todo y dar la vuelta al mundo (aunque ya te decimos nosotros que no), presta atención. Viajar no tiene por qué ser un lujo… si sigues estos consejos para ahorrar para viajar, ¡podrás visitar ese destino con el que siempre has soñado mucho antes de lo que imaginas!

 

1. Controla bien tus gastos

Esta es la regla de oro para gestionar tu dinero. Llevar un control de tus gastos te permitirá analizar cuánto gastas al mes y qué gastos podrías recortar. Para ello, deberás tener en cuenta tus gastos mensuales de alquiler o hipoteca, suministros, transporte (ya sea transporte público o gastos derivados de tu coche, como garaje o gasolina), supermercado, compras, entretenimiento (salir a comer fuera, ir de copas, ir al cine) y tus cuotas mensuales (gimnasio, Netflix, etc.), además de cualquier otro gasto adicional, como esos muffins a media mañana o los cafés del Starbucks. ¡Saber en qué gastas es el primer paso para empezar a ahorrar dinero para viajar!

2. Abre una cuenta de ahorro

El siguiente paso tener un lugar seguro en el que depositar tus ahorros para ese viaje que tienes en mente. Plantéatelo como una hucha de cerdito para mayores; es decir, guardarás todo el dinero que vayas ahorrando en una cuenta de ahorros o similar, de la que no lo puedas sacar. ¡Ahí está el quid de la cuestión! Al tener una cuenta aparte, no caerás en la tentación de gastar por gastar. Una vez tengas tu presupuesto mensual, puedes programar una transferencia automática de tu cuenta corriente a tu cuenta de ahorros para que no se te vaya la mano con los gastos.

3. Cambia tu estilo de vida

Ahorrar para viajar se te hará muy cuesta arriba si te saltas este paso. Cierto, no será nada fácil si sueles salir a comer o pedir comida a domicilio varias veces en semana, o si tu vida social consiste en salir de copas o de fiesta, pero es fundamental. Cuando se te haga cuesta arriba, piensa en ese viaje tan especial y recuerda que todo el sacrificio habrá merecido la pena.

¿Que cómo puedes empezar a ahorrar? Empieza por darte de baja del gimnasio (sal a correr o haz ejercicio en casa con vídeos de YouTube) y despedirte de tu cuenta de Netflix. Empieza a cocinar en casa y prepara comidas que puedas llevar al trabajo; llévate un termo de café de casa y organiza cenas en casa en las que todos traigan algo de comer, en lugar de salir a cenar fuera con tus amigos. Siempre que puedas, camina o ve en bici en lugar de conducir, o, si vives en una gran ciudad, toma el transporte público en vez de taxis. Si te resulta imposible renunciar a una buena sesión de compras, hazlo en tiendas de segunda mano. Y si te preocupa aburrirte, busca actividades gratuitas, como días de entrada libre a museos o actividades organizadas por grupos locales o por comunidades online como Meetup.

4. Busca maneras de ganar un dinero extra

Una vez hayas empezado a vivir como una persona más ahorradora, es el momento de pensar en cómo sacarte un dinerillo extra. Echa un vistazo a tu armario y a tus cosas y vende lo que ya no quieras o no te pongas, ya sea por Internet o en algún mercadillo local. También puedes plantearte hacer algún trabajo por horas, como dar clases particulares, hacer de canguro o ser repartidor en bicicleta. Puedes elegir cuántos días a la semana puedes dedicarle a este segundo trabajo y que después todo lo que ganes vaya directo a tu fondo para viajes.

5. Apúntate a los «días de gasto cero»

Popularizado por un bloguero de finanzas de menos de 30, el concepto de los días de gasto cero es bastante sencillo: elige un día a la semana y comprométete a no gastar nada… pero que nada de nada. Esto te obligará a planear tus comidas con antelación, a buscar alguna actividad social gratuita o, lo mejor de todo, a ahorrar dinero que acabará en tu fondo para viajes. Puedes ir aumentando progresivamente el número de días de gasto cero por semana, ¡o puedes tirar la casa por la ventana y hacer todo un mes de gasto cero! Eso sí, las facturas (luz, gas…) y la compra del súper no cuentan, siempre y cuando no te pases. ¿Te animas?

En definitiva, la clave para ahorrar para viajar es proponérselo en serio y ser persistente. ¡Querer es poder!

Planea tu próximo viaje

Por Leah Ganse

¿Qué opinas?