¿Por qué la ortografía inglesa es tan complicada?

Aprender idiomas junio 5, 2011

Como el idioma internacional más popular, el inglés tiene mucho a su favor y es relativamente fácil de aprender.

Los sustantivos tienen un solo género, así que es “the little girl” y no “la niña” o “das Madchen” (alemán). Los casos son relativamente simples (a diferencia de muchas lenguas eslavas o del latín) y casi no hay declinaciones para aprender (I walk, you walk, they walk, y así sucesivamente).

La ortografía inglesa, por el contrario, es complicada y a menudo ilógica. No se dice lo que se ve.

dictionary
Photo: crdotx

¿Alguna vez te has preguntado por qué las letras “ough” pueden ser pronunciadas de muchas formas diferentes (/oʊ/ como en “though”, /uː/ como en “through”, /ʌf/ como en “rough”, /ɒf/ como en “cough”, /ɔː/ como en “thought”, /aʊ/ como en “bough”, /ə/ como en “thorough”)?

¿O por qué hay tantas letras mudas como la “k” en “knee” o “knock”? ¿O “h” en “ghost”? ¿O por qué las letras “bow” pueden significar dos cosas diferentes dependiendo de cómo se pronuncien? ¿O por qué los británicos y los estadounidenses escriben algunas palabras de forma diferente?

Puede servirte de consuelo saber que las personas han tenido problemas con la ortografía en inglés, desde que han intentado escribir en inglés.

Los primeros intentos de escribir inglés

st_augustine_of_canterbury

Después de que los romanos abandonaron Gran Bretaña en el siglo V, varias tribus germánicas invadieron y se asentaron en Inglaterra, trayendo con ellos el idioma que constituye la base del inglés moderno. Pero el alfabeto romano que utilizamos hoy en día, no llegó hasta que el misionero cristiano Agustín de Canterbury arribó en 597 d.C.

Los misioneros agustinos usaban el alfabeto romano para escribir el idioma que escuchaban, pero el alfabeto solo tenía 23 letras, mientras que había alrededor de 35 sonidos. Los cristianos tomaron prestadas un par de palabras rúnicas para describir los sonidos, como la ð que todavía se encuentra en el islandés, pero aún tenían que utilizar las letras romanas combinadas en formas para las que no fueron diseñadas.

¡El problema con la ortografía inglesa había comenzado!

Los normandos

Cuando los vikingos invadieron Inglaterra en el siglo VIII, es muy probable que pudieran entender lo que los anglosajones decían, porque las lenguas germánicas –que incluía el idioma de los vikingos- eran más cercanas de lo que son hoy en día.

Pero cuando los normandos invadieron en el 1066, ellos hablaban francés. Y no tenían intención de aprender inglés.

Durante los siguientes 200 años, el francés fue el idioma de la aristocracia inglesa, del gobierno y de las cortes. La mayoría de los aristócratas no se molestaron en aprender inglés ¿Por qué habrían de hacerlo? Pero la gente común continuaba hablando inglés.

Cuando los normandos perdieron Normandía y se convirtieron en, bueno, ingleses, comenzaron a cambiarse al idioma inglés del territorio que gobernaban. Pero el inglés apenas se había escrito en más de 200 años; todos los textos oficiales estaban escritos en francés y todo lo relacionado con las universidades o el clero estaba en latín. Así que los escribas trataron de escribir lo que escuchaban y el proceso fue muy inconsciente.

ubnm

Ellos aplicaron las convenciones ortográficas francesas a las palabras inglesas, por lo tanto “cwen” se convirtió en “queen”, “cirice” fue “church” y la c fue utilizada en lugar de la s en palabras como “cell” y “circle”. Así mismo, tuvieron problemas con la escritura del inglés, donde u, v, n y m se veían muy similares. Por esta razón, remplazaron la u por la o, en palabras como “done” y “come”.

Al mismo tiempo, miles de palabras francesas y latinas ingresaron al idioma inglés. Los escribas mantuvieron la ortografía original del francés para algunas palabras (“table”, “double”, “centre”) pero cambiaron la ortografía de otras para reflejar la pronunciación inglesa (por ejemplo, “beef”, “battle”, “government”, “mountain”).

Esta fue una época salvaje para la ortografía inglesa, ya que el concepto de la ortografía “correcta” no existía realmente. Las personas también escribían de acuerdo con su dialecto local.

La imprenta

Cuando William Caxton trajo la imprenta a Inglaterra en 1497, el inglés y el francés estaban bastante mezclados. Además, el inglés se estaba llenando de nuevas palabras extranjeras para describir los conceptos que llegaban con el Renacimiento, a medida que las personas redescubrían los textos clásicos y estaban abiertos a nuevas ideas para las que el inglés no tenía palabras. A diferencia de muchos idiomas, el inglés felizmente tomó palabras de otros idiomas, a menudo sin ningún intento de “anglicanizarlas” oficialmente.

william-caxton-2-sized

La ortografía irregular era un problema para los impresores, quienes deseaban consistencia, pero trataban de complacer al mayor número posible de lectores ¿Qué dialecto debían escoger como base del inglés escrito? Ellos eligieron el inglés londinense de Chaucer, cuyo primer libro impreso en inglés fueron los cuentos de Canterbury. Puedes ver una versión digitalizada en el sitio web de la Biblioteca Británica.

La introducción de la imprenta trajo consigo la idea de la ortografía correcta. Pero también trajo una nueva confusión a la ortografía inglesa. Por ejemplo, como muchos de los impresores eran holandeses, ellos usaban la ortografía holandesa para palabras como “ghost”, “aghast” y “gherkin”, que mantienen su h muda hasta nuestros días. Otras palabras como “ghospel”, “ghossip” y “ghizzard” perdieron su h holandesa en los últimos años.

Además, la época en que Caxton introdujo la imprenta fue desafortunada para las futuras generaciones de los que escribían en inglés…

El gran cambio de las vocales

El proceso de impresión le dio al inglés un gran impulso hacia la estandarización. La pronunciación inglesa, por otro lado, era muy inestable y el siglo posterior a la llegada de la imprenta vio cambios importantes en la forma en la que se pronunciaba el inglés.

Por ejemplo, palabras como “he”, “she”, “knee”, “name”, “fine” y “be” se pronunciaban como se escribían cuando llegó la imprenta. Al igual que un alemán pronunciaría estas palabras hoy en día. Pero durante el siglo siguiente, la pronunciación cambió a la que los ingleses tienen actualmente. Nadie sabe exactamente por qué. Sin embargo, la ortografía no cambió para reflejar la nueva pronunciación.

En este punto, el inglés estaba lleno de pronunciaciones inusuales y letras mudas. Y esta situación no fue favorecida por…

Los académicos

Scholars

El inglés es único entre los idiomas más populares del mundo, ya que no tiene una academia que indique cómo debe evolucionar el idioma.

L’Académie francaise, por ejemplo, parece dedicar gran parte de su tiempo actualmente a mantener las palabras inglesas lejos del francés. Lo cual es muy gracioso, si tenemos en cuenta la cantidad de palabras inglesas que vinieron del francés.

La falta de una academia oficial es también una razón por la que la ortografía inglesa es complicada.

Particularmente durante los siglos XVI y XVII, muchos académicos pensaron en ideas para mejorar el inglés. Una de estas ideas fue cambiar la ortografía inglesa para reflejar las raíces clásicas de algunas palabras. Por ejemplo, la b fue añadida a la palabra “debt” para reflejar su relación con la palabra latina “debitum”. Hasta ese momento, la forma de escribirla y pronunciarla era “dette”. Una b fue añadida a “doubt” (de “dubitare”). “Rime” se convirtió en “rhyme” (del griego “rhytmus”). Y así sucesivamente. Estas letras nunca se habían pronunciado en inglés.

No obstante, los académicos no siempre tenían la razón. Por ejemplo la s de “island” fue añadida porque ellos creyeron que la palabra venía del latín “insula”, cuando en realidad era una antigua palabra inglesa.

Al mismo tiempo, otros cambios fueron realizados ilógicamente a otras partes de la escritura inglesa. El caso de ght de “night” y “light” se extendió a “delight” y “tight”, pero no a “spite” o “ignite”, por ejemplo.

Los académicos intentaron hacer al inglés un idioma más ordenado, pero terminaron haciéndolo más desordenado.

Al otro lado del Atlántico

USAPhoto: JimmyMac210

La ortografía moderna estadounidense difiere de la británica. Esto se debe en gran parte a Noah Webster, cuyo nombre se puede reconocer en la portada de los diccionarios estadounidenses. En su primer diccionario estadounidense en 1828, él incluyó palabras como “color”, “honor” y “favor”, que tienen una u en el inglés británico.

¡Este fue un intento de eliminar parte de la influencia francesa en la lengua inglesa! Actualmente, solo añade más confusión para los estudiantes.

¿Por qué nadie hace nada para cambiar la ortografía inglesa?

Bueno, en parte porque nadie puede ponerse de acuerdo sobre lo que se debe hacer.

Han existido muchos promotores de reformas ortográficas a largo de los siglos, entre los más famosos están George Bernard Shaw y Teddy Roosevelt. Sin embargo, el asunto ha perdido importancia en las últimas décadas y no parece resurgir próximamente.

Además, ahora tenemos correctores de ortografía que nos ayudan.

Encuentra más información sobre nuestros cursos de inglés.

Únete a la conversación en el apartado de comentarios o ponte en contacto con nosotros para saber más sobre nuestros programas de idiomas.

Por Alex Hammond

¿Qué opinas?