Guía básica de gestos italianos

Aprender idiomas julio 23, 2019

Cuando piensas en Italia, ¿qué es lo primero que te viene a la cabeza? ¡La comida, probablemente! Pero seguro que también estás pensando –no te preocupes, puedes decirlo– en lo gritones que son los italianos y en lo mucho que gesticulan cuando hablan.En Italia, los gestos dicen tanto como las palabras. De hecho, los italianos los tienen tan interiorizados que gesticulan con las manos de manera inconsciente, hasta que un extranjero pregunta: «¿qué demonios significa eso?». Ahí es cuando los italianos se ponen a explicar, con gran orgullo, qué significa el gesto que acaban de hacer… y empiezan a enumerar los otros muchos gestos italianos que utilizan en su día a día.

Si te vas a ir de viaje a Italia o simplemente quieres entender lo que dicen con las manos tus amigos italianos, sigue leyendo para descubrir seis de los gestos italianos más comunes:

¿Pero qué demonios…?

Se trata del más célebre de todos los gestos italianos… pero es también uno de los que peor utilizan los estudiantes del idioma. Como cualquier otro gesto italiano, debe ir acompañado de una expresión facial específica que indique claramente qué se quiere expresar.Juntar las yemas de los dedos (apuntando hacia arriba) y mover la mano hacia arriba y hacia abajo puede significar «¿pero qué haces/dices?», «¿qué pasa?» o, simplemente, «¿qué demonios…?». Por lo general, tiene una connotación algo negativa… ¡y eso mismo tienes que transmitir con la cara!

¡Me importa un bledo!

Como puedes imaginar, el gesto de rozarse de barbilla es muy común entre niños pequeños, ¡pero no es solo para jóvenes! Aunque sea un poco vulgar, no es un insulto; significa «no me importa» o «me importa un bledo». Para que el mensaje quede aún más claro, acompáñalo de una sonrisa invertida.¿Que te regaña tu madre? Roce de barbilla. ¿Que tus amigos quieren que hagas algo que tú no quieres hacer? Roce de barbilla. Eso sí, no te recomendamos que se lo hagas a tu profesor…

¡Qué miedo!

Pon la punta de los dedos hacia arriba, y abre y ciérralos de manera rápida y repetida. Puedes usar este gesto en muchas situaciones, para decir cosas como «¡qué miedo he pasado con la película!» o «¿a que tienes miedo?».Lo que expresa es miedo, sin importar la causa. Si quieres, puedes poner cara de susto mientras haces el gesto, según el contexto y cómo de serio sea el asunto.

¡Menudo aburrimiento!

¡Este es uno de esos gestos italianos en los que la expresión facial es fundamental! Pon los ojos en blanco e infla las mejillas. A continuación, coloca las manos a la altura de la parte inferior del abdomen y ponlas como si estuvieras sosteniendo una pequeña pelota en cada una. Muévelas hacia arriba y hacia abajo.Para un italiano, expresa el aburrimiento más absoluto. Puedes acompañarlo de la expresión «che palle!» (sí, palle significa ‘pelotas’). Esta tampoco deberías dirigirla a tu profesor…

¡Cuidado!

Este es fácil de hacer: simplemente tienes que colocar el dedo índice debajo del ojo. Si quieres, también puedes decir «occhio», cuya traducción literal es «ojo», pero quiere decir «ten cuidado» o «mantén los ojos bien abiertos».Puedes hacérselo, por ejemplo, a un amigo que está a punto de cruzar la calle o a tu hermano pequeño, si está corriendo en una zona muy transitada sin prestar atención. Normalmente, va acompañado de una expresión facial seria, para que la otra persona se dé cuenta de la gravedad de la situación.

¡Un café, por favor!

¡Hemos dejado nuestro preferido para el final! En Italia, el café es todo un ritual (muy rápido, eso sí); vas al bar, pides un espresso, te lo bebes de un trago o dos, dejas un euro y te vas. Todo en tres minutos, como máximo. El caffé espresso es muy fuerte, por eso se sirve en una taza tan pequeña. Tomar el café es también una actividad social y una excusa para hacer un descanso; por lo general, se toma por la mañana, después de comer y por la tarde.Si estás en la oficina y quieres invitar a tu compañero a «tomar un café dentro de un rato», este discreto gesto italiano te va a venir de perlas. También puedes usarlo en un restaurante para pedir un café al camarero después de comer.

Recuerda: ¡no dominarás de verdad el idioma hasta que aprendas a utilizar los gestos italianos! Una vez te aprendas los más importantes, podrás mantener una conversación solo con las manos… ¡y por fin lograrás pillar todo lo que dicen tus amigos italianos!

¡Habla con las manos!

Por Erica Dell'Acqua

¿Qué opinas?