Cuantos más idiomas hables, más fácil es aprender otro más

Aprender idiomas junio 10, 2013

Tener tu primera conversación apropiada en un idioma extranjero es una gran sensación. Hay un momento en el que te das cuenta de que las palabras que hasta hace poco no sabías, están saliendo de tu boca en una gramática que es nueva para ti. Estás desafiando a tu cerebro y él está a la altura del reto.

Pronto pierdes el miedo de hablar en otro idioma. Por supuesto, puede no fluir tan naturalmente como tu lengua materna, y el progreso viene en olas, pero las conversaciones se volverán más fluidas y hablarás con más naturalidad.

flags

Foto: jczart

Si decides aprender un tercer idioma, estarás listo para hablar más rápido. Después de todo, ¿por qué hay que tener miedo? Ya estás acostumbrado a hablar otra lengua extranjera. Tienes la confianza de poder hacerlo bien.

Pero la confianza no es el único factor que facilita el aprendizaje lingüístico a medida que aprendes más idiomas. Al aprender tu primera lengua extranjera, habrás desarrollado competencias, conocimientos, técnicas y habilidades cognitivas que no tenías antes, y éstas se transferirán a cualquier otro idioma que aprendas. Además, muchas de las habilidades se trasladarán a otras partes de tu vida.

Vocabulario y gramática

Gladiator

La mayoría de idiomas europeos comparten una gran cantidad de vocabulario. La difusión del latín vulgar en toda Europa por los soldados romanos y comerciantes, ha evolucionado en diferentes idiomas. Pero si hablas una lengua romance (francés, español, italiano y portugués son los principales), reconocerás muchísimo vocabulario compartido o muy similar entre ellas. De la misma forma, las lenguas germánicas comparten muchas palabras y estructuras. La lógica de los idiomas es transferible.

El inglés es una lengua germánica con bastante vocabulario prestado de las lenguas romances, así que hay una enorme mezcla entre las lenguas romanas y germánicas.

La gerente regional de ESL Eslovenia, Deana Kodele, habla aproximadamente siete idiomas (“si uno toma como criterio de conocimiento de una lengua extranjera, el poder hacer bromas en ese idioma, entonces hablo nueve, si uno tiene en cuenta los certificados internacionalmente reconocidos, hablo cinco”). Ella dice que “ayuda mucho si conoces un idioma del mismo grupo lingüístico (porque) la gramática suele ser similar y te da una base para comparar, lo cual hace que sea más fácil recordar las estructuras gramaticales.”

“Cada experiencia de aprendizaje de una lengua extranjera es muy útil”, según Deana, “no solo aprendes el idioma de destino, sino también aprendes mucho acerca de tu propio idioma…. una vez que lo conoces bien, es fácil hacer comparaciones con otras lenguas, lo que simplifica el proceso de aprendizaje.”

Incluso si hablas una lengua que no está estrechamente relacionada con una que ya has aprendido, hay algunas ventajas que se transferirán. Las habilidades orales y la confianza son esenciales para poner en práctica los idiomas que estás aprendiendo. Pero comprender la gramática también es muy importante para la fluidez. Y entre más lenguas aprendas, mejor comprenderás la gramática.

Diferentes idiomas utilizan diferentes gramáticas, pero cuando entiendes la función de cada parte de la oración, y que estas partes no están necesariamente en el mismo orden en las diferentes lenguas, tienes una ventaja cuando quieras aprender otro idioma.

Una vez que te acostumbras a ser flexible, a pensar por fuera de los límites impuestos por tu lengua materna, te resultará más fácil aprender otro idioma. Piensa en la gramática como unos ganchos en los que cuelgas los significados de un idioma.

Habilidades transferibles

dictionary

Imagen: Double–M

Tal vez tan importante como la gramática y el vocabulario, tú aprendes a aprender. Todos tenemos diferentes estilos de aprendizaje y tú debes encontrar el que más te funcione. “La experiencia de aprender una lengua… siempre es útil desde un punto de vista más general”, explica Deana, “desarrollas tu propia técnica de aprendizaje: te das cuenta de lo que más te funciona, aprender escuchando, observando (o) interactuando.”

Deana recomienda una combinación entre aprendizaje oficial, auto-aprendizaje e inmersión lingüística. Siempre recordando que “es muy importante tener una buena y sólida base del idioma, ya que los errores que cometemos al inicio tienden a convertirse en hábitos… por este motivo, yo confío en los profesores de idiomas para formar esa base.” Tú puedes, por supuesto, aprender por tu cuenta un idioma desde cero, aunque la retroalimentación de un profesor al inicio del proceso te asegura que vas por buen camino. Aprenderás a conocer las etapas que acompañan al aprendizaje lingüístico y cómo lidiar con ellas.

Por ejemplo, entre las partes más desconcertantes del aprendizaje lingüístico está la temida “fase de estancamiento” (conocida como plateau). Después de hacer muchos progresos rápidos, de repente las palabras dejan de fluir y se siente como si te tropezaras con tus propios pensamientos. Todo el mundo pasa por esto.

Cuando ya has aprendido un idioma extranjero, aprendes a reconocer tu “fase de estancamiento” y qué hacer al respecto. La sugerencia de Deana (y de todo el equipo de ESL) es pasar tiempo en inmersión lingüística. Al sumergirte en el idioma que estás aprendiendo, estarás exigiéndole a tu cerebro a trabajar más y recibirás un mayor estímulo en el idioma que estás aprendiendo.

Si tienes inconvenientes para hacer una inmersión total, hay otras formas de afrontar un estancamiento lingüístico. Desde la experiencia, sabrás lo que te funciona.

Más beneficios de los que esperas

Cuando puedes pensar en la gramática de otra lengua, ya has desarrollado tu cerebro en formas que los monolingües no han hecho. Las investigaciones en niños bilingües han demostrado que las personas bilingües enfrentan los desafíos de razonamiento abstracto de forma diferente. Este artículo presenta información completa sobre las ventajas cognitivas de las personas bilingües, que incluyen un mejor razonamiento y una mayor resistencia a la enfermedad del Alzheimer.

Los beneficios a largo plazo del multilingüismo (incluyendo mejores ofertas laborales) están bien documentados, pero para los más motivados, el aprendizaje de un primer idioma extranjero es solo el inicio de un viaje de por vida.

Cuando hablas más de un idioma, es más fácil aprender otro. Y otro, y otro…

Por Alex Hammond

¿Qué opinas?