Aprender idiomas desde casa: actividades para hacer con niños

Aprender idiomas junio 9, 2020

Es un hecho que aprender un idioma extranjero tiene una gran cantidad de beneficios cognitivos, sociales y académicos para el desarrollo infantil. Esto probablemente lo sepa todo el mundo. Lo que tal vez te sorprenda es descubrir lo mucho que pueden hacer los padres para fomentar que sus hijos aprendan idiomas en casa, y hasta qué punto introducir el idioma en el hogar familiar hace que los niños vean el proceso educativo como algo natural y divertido; la fórmula secreta para crear hábitos y desarrollar aficiones para toda la vida.

Antes de leer nuestra lista de actividades y juegos divertidos para aprender idiomas con niños, debes saber que existen dos reglas generales que hay que tener en cuenta al planificar la enseñanza de idiomas en casa.

La primera tiene que ver con los conocimientos lingüísticas de los miembros de la familia. Si tienes nivel nativo (o casi) en el idioma en cuestión, debes ser el principal interlocutor y referencia lingüística de tus hijos. Debe quedarles muy claro: esta lengua es la que se habla en casa y esta otra es la que se habla fuera. Si crees que no dominas el idioma lo suficiente, busca otra manera de exponer a tus hijos al idioma (ojo, es importante que sea a través de algo que disfruten o les interese).

La segunda regla es muy sencilla: repetir, repetir y repetir. Sea cual sea la actividad divertida que elijas hacer con tus hijos, que no te dé miedo repetirla mil veces. Como mejor aprenden idiomas los niños es a través de la repetición (especialmente cuando se trata de aspectos lingüísticos tan importantes como la pronunciación y la entonación) y, como sabrás por experiencia propia, no tienen ningún problema en hacer lo mismo una y mil veces si se lo pasan bien.

Dicho esto, y sin más preámbulos, aquí va nuestra selección de actividades divertidas y educativas para aprender idiomas en casa con niños:

Cuentos, adivinanzas, poemas y trabalenguas

Hay muchas maneras diferentes de contar cuentos, todas ellas igual de divertidas. La actividad también se puede adaptar a cada edad. Puedes contar el cuento tú mismo o utilizar material de audio para lograr que lo hagan tus hijos. Siempre que sea posible, intenta utilizar objetos o personas reales del entorno de tus niños. Por ejemplo, podrías coger varios objetos domésticos corrientes (un juguete, una fruta, un cepillo de dientes…) e inventar alguna historia en la que salgan todos, o pedirles a tus hijos que la inventen ellos. También puedes empezarla tú y pedirles que la terminen…

Las adivinanzas, los poemas y los trabalenguas son una herramienta muy completa, pues permiten adquirir vocabulario, estructura y ritmo. Las narraciones melódicas resultan muy atractivas para la mente infantil y, si les añades un tema divertido, tus hijos querrán repetirlas una y otra vez, con lo que asimilarán de forma natural determinadas estructuras, entonación y pronunciación.

Dibujar 

Este punto está relacionado con el anterior. Fomentar la imaginación es una parte importante del desarrollo infantil, pero no abuses de los conceptos abstractos, ya que para entenderlos se necesita cierto grado de madurez. ¿Por qué no intentas “hacer tangible” el proceso de aprendizaje de tus hijos a través del arte? Pídeles que ilustren ese trabalenguas que tienen en la cabeza desde hace días; así, también sabrás si han entendido lo que han estado diciendo en voz alta sin tener que traducírselo, comprobando cómo relacionan los términos recién adquiridos con conceptos concretos del mundo real.

También es posible hacerlo al revés: se puede empezar el cuento con un dibujo hecho por ti o por los niños, que después habrá que transformar en una narración.

Música y baile

Las canciones son parecidas a los acertijos, poemas y trabalenguas en cuanto a adquisición de vocabulario, estructura y ritmo, pero además ofrecen un valor añadido: ¡el movimiento físico! Igual que uno puede evitar traducir conceptos abstractos representándolos a través del arte, los niños también pueden asimilar conceptos mediante el efecto acción-reacción. Por ejemplo, si una canción dice “levanta el brazo izquierdo”, los niños no tienen que analizar la frase palabra por palabra, sino simplemente entender la orden como un todo y realizar la acción correspondiente. Y así, amigos y amigas, es como se adquiere un idioma de manera natural: sin lecciones de gramática ni vocabulario, sino del mismo modo en que aprendemos a hablar nuestra lengua materna.

Cocina y repostería

Hacer cosas en la cocina es una actividad que los niños suelen disfrutar: ¿cómo no les va a gustar pringarse mientras crean algo delicioso que se van a comer después?

Esta actividad no solo sirve para practicar el idioma, sino que también puede ser una experiencia de inmersión cultural: elige una receta típica de la cultura en cuestión y haz que tus hijos sigan las instrucciones en la lengua que estén aprendiendo (leyéndolas, si pueden; si no, oralmente). Por ejemplo, si el objetivo es que aprendan inglés, podríais preparar tortitas americanas para desayunar. Solo tienes que buscar una receta en inglés (ya sea en texto o en vídeo) y seguirla con tus hijos. Recuerda que no pueden limitarse a probar la masa, ¡tienen que participar activamente!

Cursos de idiomas online

Hoy en día, es bastante habitual aprender idiomas por internet. Puede parecer que solo sea una opción para adultos, pero muchas escuelas de idiomas han diseñado versiones online fantásticas de sus cursos presenciales para niños y adolescentes, empleando las últimas tecnologías.

Quizá te vengan a la mente las fichas de ejercicios de vocabulario o los interminables ejercicios de comprensión oral, pero nada más lejos de la realidad: hoy en día, las instituciones docentes se esfuerzan por integrar todos los aspectos del aprendizaje infantil en la enseñanza de idiomas por internet. Las clases son en directo y las imparten profesores divertidos y con experiencia, que no solo se centran en las destrezas lingüísticas, sino también en otras herramientas necesarias para la vida, como aprender a colaborar con los compañeros (habilidades sociales). Tu hijo o hija podría trabajar en un proyecto divertido con un nuevo amigo de otro país, en su propia casa y sin necesidad de ayuda.

¿Te gusta la idea? En ESL ofrecemos una increíble selección de cursos Junior en varios idiomas, que garantizan que tus hijos se diviertan y se interesen aprendiendo idiomas online desde casa.

Ayuda a que tus hijos aprendan idioma desde casa

Por Julia Hoyas

¿Qué opinas?