5 consejos para aprender coreano rápido

Aprender idiomas agosto 11, 2020

Con que te has propuesto aprender coreano, ¿eh? ¡Buena elección! Aunque no sea un idioma especialmente fácil, no hay duda de que hablar coreano te abrirá muchísimas puertas hoy en día. Al fin y al cabo, Corea del Sur es toda una potencia mundial, gracias a su creciente proyección internacional y un sector turístico y empresarial en auge.

Independientemente de que quieras aprender coreano por trabajo, para hacer ese viaje que tanto te apetece o simplemente porque quieres conocer la cultura detrás de la famosa ola coreana, lo más seguro es que te hayas marcado un objetivo clave – ¡aprender coreano rápido! Aunque está claro que cada persona aprende a su ritmo y que el progreso en los idiomas siempre es relativo, sí que hay formas de acelerar tu aprendizaje para que aproveches al máximo tu tiempo de estudio. No te pierdas nuestros cinco consejos para aprender coreano rápido, ¡y en nada estarás hablando por los codos!

1. Aprende hangul

Quizá parezca evidente, pero el primer paso para aprender coreano también es el que más impone. Aprender un nuevo alfabeto da bastante respeto, pero lo bueno del coreano es que, si te lo propones, ¡podrás aprender hangul (el sistema de escritura coreano) en solo un día!

Puede que al principio el hangul te parezca un montón de líneas, pero en realidad es lo más fácil del coreano. El hangul se creó específicamente para que fuese fácil de aprender, y está pensado para que cualquiera pueda aprender a leer y escribir – hasta aquellas personas con escaso acceso a la educación. El hangul es totalmente fonético, así que una vez que conozcas los símbolos de las 14 consonantes y las 10 vocales, ¡podrás leer cualquier texto en coreano! Cuanto antes dejes de apoyarte en la romanización, es decir, en el coreano escrito fonéticamente en tu lengua materna, ¡mejor!

2. Lee en voz alta

Una vez domines el hangul, es hora de poner a punto tu capacidad lectora. En este momento del aprendizaje no pasa nada si no entiendes lo que estás leyendo, lo importante es que te acostumbres a leer en coreano y que te familiarices con el idioma a base de practicar los sonidos. Cuanto más leas y más practiques, menos “exótico” te parecerá el coreano en comparación con tu idioma. Para tu práctica diaria, puedes echar mano de carteles de películas, libros para niños, periódicos en línea o simplemente la versión surcoreana de Google, Naver. Eso sí, leas lo que leas, ¡que sea en voz alta!

3. Fíjate objetivos alcanzables

El coreano está considerado como uno de los idiomas más difíciles de aprender para los hablantes de la mayoría de las lenguas europeas, así que no está de más reconocer que no vas a aprender coreano en un mes. La motivación es fundamental para aprender idiomas, así que asegúrate de que tienes las ganas necesarias para no tirar la toalla. También es importante fijarte pequeños objetivos y adaptarlos a tu estilo de aprendizaje. Por ejemplo, puedes proponerte memorizar un cierto número de palabras, dominar el tiempo verbal para el futuro o alcanzar un cierto nivel, como un A1 o A2 de coreano, en el tiempo que consideres.

Una vez te hayas marcado unos objetivos a corto plazo, podrás centrarte en trabajar algo mucho más abarcable que todo el idioma en sí. Verás que, si vas poco a poco, con motivación y dedicación, ¡aprender coreano rápido es pan comido!

4. Dale a la lengua

Gracias a la tecnología, ¡hoy en día tienes un sinfín de hablantes nativos de coreano al alcance de la mano! A través de internet y de las aplicaciones, podrás conectar con otros estudiantes de coreano o incluso con hablantes nativos con los que practicar cuando te apetezca. Si lanzarte a mantener conversaciones todavía te da cierto respeto, siempre puedes practicar escribiendo en foros coreanos, o leyendo y dejando comentarios en Instagram.

Una vez te sientas preparado para empezar a conversar en coreano – aunque sean conversaciones sencillas – las aplicaciones como Hellotalk serán tus mayores aliadas. La aplicación te emparejará con hablantes nativos de todo el mundo, con los que podrás intercambiar mensajes, notas de voz y, si eres un conversador nato, hasta hacer videollamadas.

Con un poco de suerte, también podrás encontrar a alguien con quien practicar más allá de Internet. Echa un vistazo para ver si hay algún intercambio de idiomas en tu zona, o algún club de conversación al que puedas apuntarte. Cuanto más hables, más seguridad irás adquiriendo, y más posibilidades tendrás de aprender coreano rápido.

5. Vive la inmersión

Quizá te parezca que Corea está al otro lado del mundo, pero ahora, gracias a la popularidad de los K-dramas, el K-pop, y todo el resto de ‘K-’, tienes acceso a la cultura coreana estés donde estés a golpe de clic. Para practicar aún más, disfruta de los mejores dramas coreanos sin subtítulos, o intenta aprenderte la letra de una canción de pop coreano. Y, como no, siempre puedes recrear la inmersión lingüística en tu país rodeándote de programas de televisión, podcasts, y periódicos – ¡todo material es bueno!

Si quieres vivir en primera persona la plena inmersión y mejorar rápidamente tus conocimientos lingüísticos en contacto directo en el idioma, un curso de idiomas en Corea es la forma perfecta de ampliar todo lo que has aprendido siguiendo todos estos consejos. ¿Y qué mejor forma de aprender coreano que practicando todos los días con hablantes nativos, sumergido al 100% en la cultura coreana? ¡Te espera una experiencia lingüística irrepetible!

Vive la inmersión coreana

Por Emily Lawrenson

¿Qué opinas?