La Responsabilidad Social Corporativa y el turismo lingüístico

Debido a los altibajos de la economía mundial, los medios de comunicación han relegado los asuntos sociales y medioambientales a un segundo plano en los últimos años. Este gráfico de Google Trends muestra cómo ha disminuido el interés por el “desarrollo sostenible” en la última década:

Cuando emprendimos nuestro camino hacia una mayor Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en ESL en 2008, nuestro primer paso consistió en analizar cómo podría nuestra empresa tener un impacto positivo sobre las personas y los entornos en los que interactuamos. De ahí surgió nuestra Carta de Desarrollo Sostenible, que se ha convertido en una parte clave de nuestra filosofía empresarial.

Uno de nuestros objetivos principales era mejorar nuestro impacto global y demostrar que estas iniciativas benefician a la empresa en su conjunto; si tanto empleados, estudiantes como proveedores están más satisfechos y hay una mayor eficiencia medioambiental, es positivo para la empresa.

Otro de nuestros objetivos era concienciar a otras compañías del sector educativo sobre la importancia de la RSC y animarlas a emprender iniciativas. A través de iniciativas como la herramienta de autoevaluación RSC, lo estamos haciendo realidad. Study Travel Magazine dedicó uno de sus números a la RSC en el sector del turismo lingüístico, en el que se mencionó varias veces a ESL, debido a nuestro compromiso a largo plazo con el desarrollo sostenible y al hecho de que animemos a nuestros socios internacionales a fomentar las buenas prácticas.

Retos de la industria

Estudiar idiomas es compatible, naturalmente con el desarrollo sostenible. La única manera de comprender realmente otra cultura es conociendo de primera mano otras maneras de vivir, y esto, por definición, conlleva viajar. Pero realizar largos trayectos implica emitir dióxido de carbono, sobre todo si es necesario volar.

Estos dos factores no “se compensan entre sí” y es importante que las empresas busquen maneras de mejorar su impacto global. En ESL, por ejemplo, ofrecemos a los estudiantes la posibilidad de mitigar su huella de carbono a través de myclimate. La suma de pequeños detalles como este, acaban marcando la diferencia.

Además de la herramienta de autoevaluación RSC, creamos un foro RSC para el sector del turismo lingüístico, que permite a las escuelas compartir sus experiencias e intercambiar consejos.

En 2015

Hemos integrado la RSC en la estrategia global de ESL y buscamos continuamente nuevas iniciativas que sean compatibles con nuestra actividad. No dudes en hacernos llegar tus sugerencias. ¡Contáctanos a través de nuestras páginas de Facebook!

Print Friendly