¿Es más difícil aprender un idioma a medida que envejecemos?

Hasta la década de 1990, en general se decía que solo los niños podían aprender un segundo idioma al nivel de un hablante nativo. La teoría argumentaba que los niños son más receptivos a nuevos aprendizajes y en especial al aprendizaje de idiomas. Lo cual tenía mucho sentido: los niños necesitan aprender el idioma para integrarse en la sociedad y, por lo tanto, también resulta más fácil para ellos aprender un segundo idioma.

Pero cuando los lingüistas empezaron a analizar los datos, encontraron que la situación no era tan clara como se creía. Hoy en día, las investigaciones sugieren que si bien los estudiantes más jóvenes tienen ciertas ventajas cuando aprenden un idioma, la experiencia de vida o madurez de los adultos les da algunas herramientas y técnicas que los niños no tienen.

Mientras que los niños se adaptan naturalmente a aprender cosas nuevas, los adultos aprovechan sus experiencias de vida para aprender. Así que, aprender un idioma no es necesariamente más difícil con la edad, simplemente es diferente.

¿Qué significa “ser adulto”?

Si estás convencido de que la música era mejor antes y que los niños de hoy no tienen modales, entonces con toda seguridad eres un adulto.

167229185(1)

En la adolescencia se producen cambios químicos en el cerebro, pero esto no significa que tu capacidad de aprender un nuevo idioma desaparezca con tus primeras espinillas. Luego de una época de cambios rápidos en la mitad de tu adolescencia, los cambios se hacen más graduales y continúan hasta cierto punto durante tu vida adulta.

Después de este punto, según la (muy controvertida) Hipótesis del Período Crítico, el cerebro se vuelve menos receptivo a la nueva información, haciendo más difícil el aprendizaje de una segunda lengua. Muchos investigadores encuentran defectos en la Hipótesis del Período Crítico, especialmente en lo relacionado con la adquisición de una segunda lengua, pero coinciden en que los estudiantes más jóvenes tienen ciertas ventajas:

Cognitivas: la memoria es esencial para aprender cualquier cosa y los niños realmente “absorben” la información más fácilmente que los adultos. Muchos afirman que este fenómeno también se extiende a los idiomas y la evidencia de esto, es que los niños son más propensos que los adultos a perder el acento “extranjero” de un segundo idioma.

De motivación: técnicamente, esta es una desventaja para muchos adultos, quienes tienen problemas para encontrar la motivación adecuada para aprender un idioma. Por el contrario, los niños están motivados por varios factores, como sus padres, los exámenes y el deseo de comunicarse.

Estructurales: en los países desarrollados, la mayoría de niños pueden concentrarse totalmente en su educación. Los progresos son prácticamente inevitables, con tantas horas dedicadas semanalmente al aprendizaje de un idioma extranjero. En cambio, los adultos tienen poco tiempo libre disponible y tienen que buscar un espacio para dedicarse al aprendizaje lingüístico.

Los adultos, sin embargo, también tienen otras ventajas:

Cognitivas: los estudiantes mayores tienen más desarrollados sus sistemas cognitivos y pueden integrar los nuevos conocimientos lingüísticos con su amplia experiencia de aprendizaje. Al llegar a la edad adulta, sabes más sobre ti mismo y conoces las técnicas de aprendizaje que funcionan para ti. Los estudios han demostrado que los adultos a menudo tienen mejores resultados en las pruebas de vocabulario que los estudiantes más jóvenes.

Experienciales: gracias a su experiencia de vida, los adultos pueden hacer asociaciones que la mayoría de niños no pueden; las cuales son particularmente útiles al momento de aprender un idioma extranjero. Si tienes conocimientos de otros idiomas, puede ser una gran ayuda, pero te darás cuenta que muchas veces las asociaciones provienen de lugares inesperados, ya sean frases de una canción, consignas conocidas o incluso cosas que no están relacionadas con los idiomas.

Contextuales: el significado de un idioma se vuelve más claro con la edad. Las investigaciones han demostrado que los adultos aprenden aspectos discursivos y conceptuales del idioma con más éxito que los niños. Mientras que los estudiantes jóvenes pueden producir oraciones gramaticalmente correctas con un acento menos “extranjero”, los adultos pueden comprender mejor conceptos complejos y el lenguaje inherente a este tipo de ideas.

En pocas palabras, los niños y los adultos aprenden de manera diferente. Muchos estudios demuestran que los estudiantes jóvenes pueden conseguir un acento local convincente, lo cual es casi imposible para los adultos. Sin embargo, si tienes el tiempo y el entusiasmo suficiente, un excelente dominio de un idioma es posible tanto para adultos como para niños.

¿Cómo encontrar el ambiente ideal de aprendizaje para los adultos?

Mientras que los niños responden bien a los ejercicios lingüísticos, los adultos normalmente no lo hacen. Si eres adulto y deseas aprender una lengua extranjera, necesitarás algo más que ejercicios en clase.

Al aprender un idioma en el país donde se habla, te sumerges completamente en la cultura, tienes más motivación para aprender y refuerzas de forma práctica las habilidades que estás desarrollando. Además, al aprender la lengua en un contexto real, desarrollarás asociaciones entre la teoría del idioma que estás aprendiendo y su uso diario. Aunque la gramática puede ser aburrida, utilizarla en una conversación real ¡no lo es en absoluto!

Cuando estás hablando con alguien en un café, conversando en una lavandería o disfrutando una copa en un bar local, te darás cuenta de que los conocimientos aprendidos en clase son muy útiles. También, te encontrarás con frases locales ¡que tu profesor de idiomas nunca se atrevería a enseñarte!

Por otra parte, la experiencia de viajar aumentará tu confianza. Cuando has visto más cosas del mundo, tienes más puntos de referencia. La confianza y la experiencia de vida son claves en tu proceso de aprendizaje en la edad adulta: ese cerebro joven y absorbente como una esponja se ha ido, pero tu experiencia y conocimientos te brindan otro enfoque para aprender idiomas.

Estamos seguros de que la mejor manera de aprender un idioma extranjero cuando eres adulto, es a través de una inmersión total en el extranjero. El éxito radica en la combinación de la enseñanza de idiomas de alta calidad con la experiencia de vivir en otra cultura, lo cual brinda la motivación que un adulto requiere para aprender un idioma.

Elegir el curso

Sabemos por experiencia que muchos estudiantes son felices en grupos con participantes de diferentes edades, mientras que otros prefieren aprender con personas de su misma edad. Las investigaciones demuestran que algunos estudiantes maduros se sienten cohibidos en un grupo de gente más joven, lo cual puede obstaculizar su aprendizaje. El típico estudiante de idiomas en el extranjero tiene entre 20-25 años, pero el rango de edad varía enormemente y con frecuencia le ofrecemos nuestros servicios a estudiantes de todas las edades.

Having fun

Teniendo en cuenta esto, recientemente lanzamos una línea de cursos de idiomas diseñados para estudiantes de 30 años y más. Algunos destinos son naturalmente más atractivos para estudiantes que prefieren aprender en un grupo más maduro. Tras el éxito de nuestros cursos de inglés para personas de 30 años y más en Londres y Malta, hemos añadido una escuela en Dublín, que consideramos como uno de los mejores destinos para estudiantes de treinta y cuarenta años que deseen aprender inglés.

También ofrecemos cursos de idiomas para mayores de 50 años, en una gran variedad de destinos e idiomas alrededor del mundo.

Incluso en destinos donde no ofrecemos cursos dedicados para estudiantes mayores, sabemos qué escuelas son más atractivas para cada edad y por qué razones. Nuestros asesores te ayudarán a encontrar el destino y la escuela que más te convengan.

No desperdicies tu potencial: lo único que puede impedir que aprendas un idioma cuando eres adulto ¡es no intentarlo!

¿Has aprendido un idioma a la perfección siendo adulto? ¿Cómo fue tu experiencia? ¡Cuéntanos!

Fuentes:

Genesee, Fred. “Second Language Learning through Immersion: A Review of US Programs.”Review of Educational Research 55 (1985): 541-61.

Schulz, Renate A. and Elliott, Phillip, “Learning Spanish as an Older Adult”, in Hispania, Vol. 83, No. 1 (Mar., 2000), pp. 107-119

Swaffar, Janet K., “Competing Paradigms in Adult Language Acquisition”, in The Modern Language Journal, Vol. 73, No. 3 (Autumn, 1989), pp. 301-314

Tochon, Francois Victor, “The Key to Global Understanding: World Languages Education—Why Schools Need to Adapt”, in Review of Educational Research, Vol. 79, No. 2 (Jun., 2009), pp. 650-681

Wiley, Edward W., Bialystok, Ellen and Hakuta, Kenji, “New Approaches to Using Census Data to Test the Critical-Period Hypothesis for Second-Language Acquisition”, in Psychological Science, Vol. 16, No. 4 (Apr., 2005), pp. 341-343

Print Friendly